Es frecuente confundir en el lenguaje habitual estos dos términos.

 

El informe técnico es un documento redactado por un técnico o un experto que se limita a detallar unos hechos como puede ser el estado actual de una maquina o de un edificio. El informe pericial es un documento redactado por un perito que además de lo anterior detalla los hechos, también describe la causa origen del daño y el posible causante.

Desde el punto de vista de ayuda en un juicio civil por reclamación de daños, a los abogados les interesa encargar un informe pericial más que uno técnico porque en este último no se va a detallar la causa origen y el causante.

Esto se ve muy bien en algunos informes de autos, en estos se detalla el daño, la cuantía de este y nada más, no se detalla el causante del accidente, cómo ocurrió, ocupantes, etc. Y los abogados se quejan que no les sirve porque sólo conocen una parte del siniestro.

Otro ejemplo que aclara esto seria las inspecciones de los edificios; en realidad son informes técnicos, porque sí detallan las deficiencias pero no detalla el causante de estas deficiencias.

Para terminar, tanto un informe técnico como uno pericial, sobre todo este último, debe de ser una herramienta que sirva a los letrados y deben de ser estos quienes indiquen al principio del encargo lo que exactamente quieren.

No dude en ponerse en contacto con nosotros para resolver cualquier consulta, estamos a su disposición en el teléfono 94 442 57 90 o en el correo electrónico gpnor@gpnor.com

SOLICITE MÁS INFORMACIÓN

 

Leave a Reply