La presencia de humedades ocasionadas por la condensación del aire es un problema frecuente en las viviendas, especialmente durante los meses de invierno. Esta problemática se produce cuando la temperatura superficial de un paramento interior (ya sea pared, techo o ventana) es inferior (unos 3ºC) a la del punto de rocío del ambiente, que básicamente depende de la humedad relativa del aire y de la temperatura interior.

CONDENSACIONES

El aire atmosférico contiene cierta cantidad de vapor de agua que puede cambiar de forma circunstancial o por los cambios estacionales.

La cantidad máxima de vapor de agua contenida en el aire viene dada en función de la temperatura. Por ejemplo a 18ºC solo puede existir como máximo 13 gramos de agua por kilo de aire. Es lo que se llama nivel de saturación. Si esa masa de aire saturada de 13 gramos por kilo a 18ºC desciende la temperatura, la saturación puede que este comprendida en 10 gramos por kilo de aire, el resto de vapor de agua los 13 gramos menos 10 gramos, 3 gramos de agua se condensan es decir pasan de la fase de vapor a la fase líquida.

La temperatura a la que se produce la condensación se denomina “temperatura de rocío”

El riesgo de que se produzcan condensaciones depende:

1. De la cantidad de vapor de agua en el interior de las viviendas.
2. De la temperatura de la superficie de los cerramientos, paredes, ventanas, etc.

Una persona adulta aporta al ambiente 4 litros de agua diarios a través de la piel y de la respiración.

La cocción de alimentos, el secado de ropa en el interior de las viviendas, etc… también aportan vapor de agua al ambiente.

 

VIVIENDAS

En las viviendas que hemos podido inspeccionar se dan circunstancias y hechos comunes a todas ellas. En función de grado de frecuencia son:

  • Las viviendas tienen ventanas tipo Climalit.
  • Las viviendas no se ventilan lo suficiente.
  • Los inquilinos se quejan del frío. Suelen ser viviendas frías.
  • Hay colgadores de ropa en el interior de las viviendas.
  • Cuando aparecen las manchas de moho, no se limpian y se permite que se extienda el hongo.
  • Dentro de las viviendas hay estufas de butano. Y a veces los quemadores de las cocinas de gas no realizan la combustión completa.
  • En algunas de las inspecciones hemos podido ver que se estaba cocinando con la puerta de la cocina abierta permanentemente.
  • La resistencia térmica de los tabiques y paredes suele ser deficiente, no suele haber rotura de puente térmico .Es posible que haya vicios constructivos derivados de una ejecución y un proyecto inadecuado, por ello hay que tener en cuenta el año de construcción de esas viviendas.

 

SOLUCIONES PROPUESTAS

Las únicas soluciones que se pueden adoptar es actuar para reducir el grado de vapor de agua en el interior de la vivienda y como medidas principales recomendamos.

  • VENTILAR LA VIVIENDA DIARIAMENTE
  • SI APARECE UNA MANCHA DE MOHO, ACTUAR RAPIDAMENTE Y LIMPIARLA CON AGUA CALIENTE
  • NO UTILIZAR ESTUFAS DE BUTANO Y REVISAR LOS QUEMADORES DE BUTANO DE LA COCINA Y CALENTADORES
  • NO COLGAR LA ROPA EN EL INTERIOR DE LA VIVIENDA
  • COCINAR CON LA PUERTA CERRADA DE LA COCINA

 

Hay también unos casos que nos hemos encontrado, como viviendas en las que los inquilinos (la mayoría niños) tienen problemas respiratorios serios. La proliferación de las colonias de moho pone en riesgo la salud de los inquilinos. En estos casos, lo más recomendable sería buscar otra vivienda para esos inquilinos.

 

No dude en ponerse en contacto con nosotros para resolver cualquier consulta, estamos a su disposición en el teléfono 94 442 57 90 o en el correo electrónico gpnor@gpnor.com

SOLICITE MÁS INFORMACIÓN

Leave a Reply